WhatsApp

Cómo valorar tu empresa: 3 métodos claves para cada fase

capital
Como valorar tu empresa

Hay una pregunta que todo emprendedor alguna vez se ha hecho y de la que es necesario obtener una respuesta certera: “¿Cuánto vale mi compañía?”. Saber cuál es el precio del trabajo que has hecho y los activos de la empresa te permitirá entender dónde estás parado y qué tipo de compañía tienes.  

Si estás buscando inversionistas, valorar tu empresa te permitirá saber cuántas acciones tendrás que ceder según el dinero que levantes.  El comprador, es decir el inversionista, siempre va a pedir un valor menor: nuestra tarea como vendedor es elegir el método que más nos beneficie para conseguir el número más alto y real de la empresa.

Existen distintos métodos de valoración con los que un emprendedor puede calcular cuánto vale su empresa. Ninguno es una ciencia exacta, sino que cada uno tendrá en cuenta variables subjetivas que darán distintos números. 

 

 

2 cosas que todo emprendedor debe tener en cuenta a la hora de valorar su compañía o proyecto:

 

  1. Nivel de madurez de la compañía: Es importante saber en qué fase estamos para elegir el método correcto de valoración. ¿Es sólo una idea? ¿Recién empiezan a vender y todavía no tienen ganancia? ¿Se trata de una compañía que cotiza millones de dólares?
  2. Contexto: Hay que tener en cuenta la industria, el mercado y el país en el que vive / opera nuestra empresa. No es lo mismo una compañía de Silicon Valley que otra de Argentina, donde los inversionistas tendrán en cuenta otros factores, como la devaluación constante de la moneda nacional.

 

 

3 métodos de valoración según la fase en la que te encuentres:

  1. Score Card: Es para compañías pequeñas, en las que por el momento sólo se tiene el proyecto o la idea. En estos casos el valor de la compañía no se basará en sus ingresos ya que no tienen, por lo que se tendrá en cuenta otros activos como el management, el equipo, el tamaño de oportunidad y el producto o servicio.

 

Se trata de una tabla en la que comparamos con porcentajes nuestra compañía frente a otras empresas similares.  

 

Para elegir los factores a tener en cuenta, deberás mirar un poco qué hacen los demás y también agregar otros que creas que podrían ayudarte. Por ejemplo, si consideras que las alianzas que tienes son grandes e importantes, podrías agregar el network como variable. 

 

El 100% es el punto neutral: si tú valoras que tu equipo tiene 100% significa que es como la media. Si crees que es mejor sería de 101% para arriba, si consideras que es menor será de 99% para abajo.

 

Esto es subjetivo y diferente, cada uno va a tener distinta valoración. Es importante ser honesto y reconocer tus carencias. Es probable que los inversionistas disminuyan los porcentajes y apliquen factores de corrección. Una baja de entre el 10% y 15% es lo usual. 

 

Nuestro objetivo es lograr que esa rebaja sea la menor posible. Siguiendo el ejemplo de Argentina, un inversor podría pensar en aplicar descuentos por la devaluación constante de la moneda. Entonces deberíamos tener en cuenta otros factores que aumenten nuestro valor.

 

Cómo defiendes tu idea y qué argumentos tienes son de suma importancia a la hora de que los inversionistas crean en tí. Una pregunta que siempre te van a hacer será:¿Cuánto tiempo le dedicas a tu empresa?” . Si le dedicas tiempo completo, el inversor lo va a valorar porque estás arriesgándolo todo. Si además estás poniendo tu dinero, también le va a resultar interesante. 

 

  • Comparables: Este método de valoración sirve para aquellas empresas que ya están facturando pero que (todavía) no obtienen ganancias. Típicamente se utiliza a la hora de buscar dinero para hacer crecer más rápido el negocio.

 

Se trata de comparar nuestra empresa con empresas públicas del mismo sector, o de las que se conocen los detalles. Si son públicas, tienes acceso a toda la información y podrás conocer la realidad del mercado. 

 

Lo primero que debes hacer es elegir las compañías con las que te quieres comparar. Pueden ser mucho más grandes o tener más valoración, sin embargo deben tener algo en común: los mismos ratios de valoración.

Hay 4 ratios que se eligen para valorar una empresa:

  • El valor de nuestra compañía dividido el EBITDA
  • El precio de valoración dividido las ganancias
  • El precio dividido las ventas
  • El valor de la compañía dividido las ventas.

 

Si bien hay subjetividad a la hora de elegir las compañías con las que nos comparamos, este método conlleva un proceso matemático importante. 

 

Es posible que los inversionistas evalúen tus sugerencias y luego hagan por su cuenta un research sobre tu caso. De esta manera, corroborarán que la información que utilizaste sea correcta o escogerán otras compañías para ver cómo cambian los números. Es en ese momento donde empieza la negociación. Los inversores querrán siempre generar dinero y sólo comprarán acciones de una empresa si, ponderando los riesgos, el porcentaje de ganancia esperada es mayor al que le da el banco por dejar su dinero.

 

No hay una fórmula exacta, es tu responsabilidad ser experto en tu servicio, de tu sistema y conocer al máximo tu empresa.

  • Descuento de caja: Es un método de valoración más avanzado, utilizado por empresas que generan ganancias y obtienen beneficios. 

 

En el método de descuento de caja hay mucha menos subjetividad. Teniendo en cuenta tus proyecciones de flujo de caja, se calcula cuánto vale la compañía en el momento actual (present value) y cuál será el valor final (5 años) y el valor futuro (10 años).

Sirve para que los inversores sepan si merece la pena invertir en la compañía, cuánto dinero podrían ganar y en cuánto tiempo

 

Lo que nunca debes dejar pasar por alto:

 

Como siempre decimos en 10xU, nunca es demasiado temprano para hacer crecer tu empresa.

Demasiadas veces los emprendedores se plantean todo hacerlo cuando ya es tarde, cuando ya han lanzado el producto o se han gastado todo su dinero. Si han tenido suerte y han hecho las cosas bien, podrán levantar plata y seguir. Pero si han creado activos que los inversores no contemplan, será tarde para hacer crecer su compañía.

 

Concéntrate en tu idea e intenta poner el producto en el mercado sin hacer una gran inversión en el desarrollo . Al final y al cabo, los inversionistas siempre apostarán por un buen equipo y una idea con posibilidades de éxito. Y si ya generas ganancias y notan que apuestas todo por tu empresa, será aún mejor. 

 

Si logras eso, conseguirás conseguir inversionistas y hacer crecer tu negocio estés donde estés. 

Bitcoin: una gran oportunidad para emprendedores de latinoamérica

Jul 22, 2021

Cuidar el medio ambiente, una oportunidad para emprender

Jun 04, 2021

Cómo armar el pitch perfecto para conseguir inversionistas

May 17, 2021